Greta cumple un año: Lo que he aprendido durante este año como mamá

8.6.18

Cuando todo el mundo te dice que aproveches al máximo el primer año que pasa volando, parece una frase hecha, pero es tan real, casi sin darnos cuenta se ha pasado este primer año en el que nos hemos estrenado como papás. Un año intenso, que nos ha enseñado mucho, nos ha dotado de infinita paciencia y nos ha relegado a un segundo plano, esto es así.

Yo he aprendido muchísimas cosas durante este año, pero quizás la más importante y que me ha cambiado es, que he aprendido a no juzgar. Yo era muy de juzgar, de sentenciar y de decir yo esto jamás lo haré, y tener a Greta me ha desmontado todo esto. Antes de tenerla, unos cuantos años antes, afirmaba con la cabeza bien alta que no la daría pecho, que biberón porque así se repartía el trabajo, era lo más justo, pero claro, pensaba en lo más justo para mí, no para el futuro bebé. A medida que iba acercándose el momento de dar el paso de quedarme embarazada, fui cambiando el discurso, y ya decía que sí le daría el pecho, pero sólo seis meses, luego patadita y a vivir, no iba a ser esclava de mi bebé. Pues bien, nada como enfrentarte a la experiencia para ponerte todas tus creencias y convicciones patas arriba. 

 photo PortadaGreta.jpg

He criticado a la gente que daba el pecho en cualquier lado, a las madres que lo seguían dando más allá de los seis meses... y ahora me avergüenzo de ese yo, y nada como vivirlo para darte cuenta de lo confundida que estaba. Al final yo le he dado el pecho y a día de hoy se lo sigo dando, eso me ha supuesto muchos sacrificios, el primero es que después de un año no me he separado de ella ni una noche, y prácticamente hasta los 9 meses no lo hice más de tres horas seguidas, pero aún así no lo cambiaría por nada. A mí me ha resultado lo más práctico, lo mejor para ella y para mí en el 99% de los casos y es cierto que creas un vínculo muy especial. Pero haber cambiado de opinión y este sentimiento de que hasta que no lo vives mejor no hablar, me ha hecho respetar todavía más la decisión que toma cualquier madre respecto a la alimentación de su hijo. Se haga lo que se haga, seguro que es lo mejor para los dos, hay que respetarlo y apoyarlo, jamás volvería a juzgar, y esta sin duda es el mayor aprendizaje de este año.

Aparte, durante estos doce meses he cultivado la paciencia como nunca antes, es increíble lo que podemos  llegar a aguantar, de horas sin dormir, de llantos largos y desesperantes, de incertidumbres sobre qué le pasará, si lo estamos haciendo bien... cuando crees que vas a llegar a tu límite, respiras hondo y sigues, entero y al pie del cañón. Yo siempre he sido una persona tranquila, pero después de tener a Greta, yo creo que soy tranquila y más paciente, y con un poder de adaptación mayor. Es imposible planificar teniendo un bebé, te pasas el día recalculando en función de él, y hay que aprender a no frustrarse si no se llega a todo, aún así, otra de las cosas en las que he mejorado notablemente es en la eficacia. Ahora en una hora puedo prácticamente construir una casa, es increíble lo que cunde el poco tiempo libre que tengo, y no os engaño, muchos días pienso en mi yo antes de ser mamá, y ojalá pudiera volver a ese yo, darle un toque en el hombro y decirle "Aprovecha el tiempo ahora, no dejes ni un minuto sin ocupar, que luego no podrás hacerlo". Me pongo enferma pensando que no aproveché mi tiempo libre como debería haberlo hecho.

 photo Greta1.jpg

Finalmente, estoy orgullosa de no haberme vuelto una madre pedante (aunque quizás alguien piense lo contrario, todo puede ser), de esas que parece que son más madres que ninguna, que cambian su vida y todo gira en torno al bebé, y que él ha llegado para darle sentido a su vida, con discursos manidos y azucarados. Greta me ha cambiado, a mí y a mi vida, pero en la medida de lo posible intentamos hacer lo que hacíamos antes pero con ella, y creo que sigo manteniendo mi esencia y las riendas de mi vida. Hemos seguido saliendo a cenar aunque haya tenido que comer con una mano o con la teta fuera, hemos seguido yendo de vacaciones aunque las bajadas a la playa hayan sido de media hora, sigo saliendo a pasear aunque a mitad de camino tenga que llevar con una mano a la niña y con otra el carro. Es más difícil, pero compensa sentir que estás viviendo tu vida, no la vida de otro.

Ahh y como apunte final, he perdido el pudor. Yo era de las que no se quedaban desnudas ni en un vestuario de mujeres, me daba una vergüenza mortal, pero nada como que te vea tus partes nobles la mitad de un hospital y la teta media España, para dejarte de tonterías.

 photo Greta2.jpg

Un año da para mucho, y aquí solo hay pinceladas, pero no os quiero aburrir, si queréis que os cuente mi experiencia con el sueño, la alimentación o cualquier otra cosa relacionada con el bebé, decídmelo y os lo iré contando. A mi por lo menos, oír otras historias siempre me ayuda para no perder la cabeza.

Feliz cumple Greta, a partir de ahora empieza lo divertido!

Otros artículos interesantes

14 personas se han atrevido a opinar

  1. Hola! Muchas gracias por tu post, voy a ser mamá a finales de año jeje y me encantaría seguir leyendo cositas de sueño con tu nena
    Un besote enorme, Verónica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Verónica! Genial, iré haciendo post de este tipo, escalonados para no cansar a quién no le interese, pero los haré. Que el embarazo vaya genial!

      Eliminar
  2. Hola de nuevo, estoy paseando con mi pequeña y me he dicho, voy a ver qué cuenta Ana. Antes te leia en el trabajo... Haciendo un break con el café que me sabía mejor con un post tuyo..Ahora estoy de excedencia (lo que siempre pensé que NO haría) y te leo cuando paseo o con la teta fuera en cualquier parte. Hoy me he tenido que desviar de mi paseo porque se me caian las lágrimas... Es exactamente lo que siento yo.. Tantas veces he juzgado y he dicho.. Pues yo no dormire con mi hija.. No le daré pecho, no haré esto ni lo otro.. Y aquí estoy.. Escupida desde el cielo.. Mi niña me ha enseñado mucho, de paciencia, de aguante al sueño, impotencia.. Y sobre todo a no juzgar. Pero también siendo justa he de decir que me he sentido sola como nunca, incomprendida, perdida, estresada y triste. Siento k me he perdido por el camino y me da rabia toda esa gente que idealizaban todo... Uyyyyy, qué chapa he metido.. Pero lo que dices, ahora a pasado un año y empieza lo bueno!! Zorionak Greta, muchos Muxus desde el norte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me alegro de que te sientas identificada con el post! Cuando hablas desde una perspectiva tan personal como que da miedo, pero la acogida siempre es buena.
      La verdad es que si, también hay momentos de soledad, impotencia, miedo... no todo es tan ideal como muchas veces se pinta, pero bueno, aún así, merece la pena tanto!
      Yo también decía que no iba a hacer colecho, pero ...al final es pura y dura supervivencia, si el único sitio donde duerme es en nuestra cama, pues no hay más que decir, hay que dormir como sea! En fin, todos los días se aprende y te cae una gota de algo que escupiste al cielo, esto es así jejeje

      Eliminar
  3. Yo no soy madre y no lo voy a ser (elección personal ;) pero eso no quita para que estos posts así, tan íntimos y personales, me encanten.

    Greta es una niña preciosa y afortunada y le deseo que siga siendo así muchos años más.

    Y a ti, Ana, también hay que felicitarte porque es tu primer año siendo mamá que no deja de ser el trabajo más difícil y sacrificado del mundo.

    ¡Felicidades a ambas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias guapa! Sobre prejuicios que te voy a decir a ti, supongo que habrás vivido en tus carnes lo difícil que es decir en esta sociedad que no quieres ser madre. Yo siempre he defendido esto, me parece tremendo que todo el mundo tenga que sentirse completo teniendo un hijo, no todos somos iguales!

      En fin, espero que con el tiempo nos vayamos volviendo todos más flexibles con los deseos y decisiones de los demás, y no criticar ni juzgar, queda mucho pero bueno, pasito a pasito.

      Eliminar
  4. ¡Felicidades Greta! Yo también tengo un bebé (de 15 meses) y si echo la vista atrás es increible todo lo que he aprendido y lo que ha cambiado mi vida (por supuesto a mejor, aunque a veces me lleguen las ojeras a los pies). Con el tema de la lactancia siempre fui una gran defensora, no sólo por el vínculo, sino por todos los beneficios para el bebé (es el primer "antibiotico" y el mejor que recibe tu hijo -el mío en 15 meses sólo ha ido 4 veces al pediatra y yo lo achaco en gran parte a los 6 meses de lactancia materna exclusiva-) y para la madre (menos casos de cáncer de útero y pecho en las madres lactantes). Y, aunque lo recomiendo mucho, tampoco juzgo ni nunca lo haré porque sé que la lactancia es agotadora, difícil en algunos casos y muy exigente. Yo por mi parte decía que hasta los 2 años y ahora, que se acerca más esa fecha he decidido no ponerle límite, ya veré...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ando igual, primero decía seis meses, luego un año, y ahora pues hasta que yo note que es el momento, pero te pregunta tanto la gente que te sientes como en la obligación de poner una fecha, es increíble. Greta sólo ha ido una vez al pediatra fuera de sus revisiones establecidas, así que como le voy a quitar esta garantía de salud. Otra cosa soy yo, que este invierno me he cogido tres constipados y una gastroenteritis jajajaj

      Eliminar
  5. Lo que cambia tener un niño. Yo tengo sobrinas preciosas y ya grandes pero como criaturas de un año ya tenían su propio carácter. Una muy llorona y la otra nada de ello. Las madres tienen que pelear por las tetas ahora al aire- ja, ja- , hay mujeres que les ha pasado en algún museo que la molestasen por ello y me parece una gran tontería. Es importante dar el pecho pues los bebés tendrán mayor defensa en su cuerpo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién puede ver algo malo en alimentar a tu niño, en fin, a día de hoy todavía hay muchos prejuicios, pero bueno, yo no seré la que me queje ya que hasta hace un año los tenía yo también.

      Eliminar
  6. Muchas felicidades a Greta. Y a madre y padre, que como bien dices no tienen que dejar parar su vida sino simplemente seguir viviéndola de manera diferente.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa! Pues aunque parezca una obviedad, a veces parece que o paralizas tu vida o eres menos padre que los demás, pero bueno, se que a la larga, es lo correcto

      Eliminar
  7. Felicidades a las dos!Abril tiene dos meses y ya m han servido para darme cuenta q estoy haciendo muchas cosas q yo criticaba,como permitirle dormir en nuestra cama,pero t das cuenta al ser mamá q buscas lo mejor y eso se consigue siguiendo tu instinto.un besazo desde Chile

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy Patri!!! Ya dos meses!!! Cuanto me alegro de que todo haya ido genial, y sí, nada como vivirlo para desmontarte todas las teorías prefabricadas que tenías. Yo también decía que de colecho nada, pero al final era eso o morir, así que...hay que adaptarse

      Eliminar

Muchas gracias por darle vida al blog con tu comentario!

Post Populares